Debates en SenRed para seguir estando cerca de niñas y adolescencias

El pasado sábado 12 de septiembre, 112 activistas de Socorristas en Red (feministas que abortamos) se reunieron en cinco talleres virtuales, para trabajar y discutir en un nuevo instrumento de sistematización (protocola), orientado a nuestros acompañamientos a niñas y adolescentes. 

La posibilidad surge a partir de debates y revisiones sobre los datos hasta acá producidos, el impacto que producen en el activismo de SenRed las estadísticas sobre la maternidad forzada en niñas y adolescencias en Argentina y la construcción de la campaña «En un mundo justo las niñas no son madres». Se parte de la idea que afinar los registros de acompañamientos permitirá enfocar mejor los reclamos de políticas públicas y las prácticas de cuidado desplegadas por nuestro hacer activista. 

Daniela, de Manos a la Otra (Villa Gesell), cuenta que la necesidad de esta protocola es «consecuencia natural de la profundización que en estos años fuimos haciendo como Red en cuanto a los acompañamientos de niñeces y adolescencias, que dejarán dar cuenta de las variables que atraviesan específicamente estos abortos. Los datos que se desprendan de la sistematización nos permitirán disputar sentidos tanto a nivel social como en ámbitos particulares. Nos proponemos intervenir y aportar en lo educativo, como también en la medicina hegemónica».

Como Daniela, Vero de Las Bomberas (Salta) integra el grupo de diez compañeras que, desde el 22 de julio, se reúnen virtualmente desafiando los tiempos de cuarentena que atraviesa el país por la pandemia mundial de Covid-19. Cuenta que luego de tres reuniones previas, hicieron extensivo el trabajo a la Red para que «brotaran las más variadas experiencias que sabemos que lxs socorristas de todo el territorio vienen acumulando en sus acompañamientos».

«Hay una riqueza enorme en distintas regiones y contextos, con anhelos de explorarlas en los talleres del fin de semana pasado, porque sin estos intercambios sabemos que la protocola de niñas y adolescentes es fútil, ya que debe adecuarse a la diversidad territorial y de socorristas que somos en esta Red», dice sobre la decisión del grupo de trabajo de convocar a estos talleres que tendrán una segunda instancia en el mes de octubre. 

Hubo cinco encuentros virtuales que contaron con la participación voluntaria de activistas de diferentes lugares del país que han tenido experiencias de acompañamiento a niñas y adolescencias. En este sentido se recupera un modo relacionado con la producción de las protocolas con las que cuenta SenRed y -a la vez- se construyen formas de participación que contemplan el crecimiento de la Red y el contexto de la pandemia por Covid-19.     

Vero moderó el grupo donde estuvo Agustina de Socorro Rosa Tres Arroyos. Para ella, «se logró una interacción difícil de lograr en la virtualidad, donde tomar la palabra no fue un problema porque tuvo un dinamismo increíble». Además, que cada encuentro tuviera socorristas de distintas regiones «hizo que la discusión fuera aún más productiva».

De esos cinco grupos, Andrea de Comarca Andina coordinó uno donde, “durante una hora y media, debatimos sobre experiencias propias en acompañamientos a niñas y adolescentes y analizamos en conjunto el boceto de la nueva protocola”. Allí resaltó la necesidad de pensar «qué cosas queremos comunicar, evaluando diferentes dimensiones, por ejemplo la relación con el sistema educativo, judicial y de salud, el ámbito familiar y las redes de apoyo».

A partir de la recolección de sugerencias, explica Belén de La Revuelta Neuquén, se compartió el punteo que se hizo en cada encuentro para «revisar lo ya armado y conversar los nudos que surgieron en cada taller». En este proyecto, que inició hace casi dos meses con la primera reunión, cuenta que «la idea es volver a encontrarnos virtualmente para mostrar y compartir cómo quedaría finalizada la protocola a partir de las discusiones que nos dimos y, durante un tiempo, utilizarla a modo de prueba para ver cómo funciona».

Las conversaciones revelaron, entre muchas otras cosas, lo promisorio de esta apuesta política, que mejorará y densificará las radiografías existentes de situaciones y contextos en los embarazos y el acceso a interrupciones legales. 

Como se escribió en la declaración del pasado 10 de agosto, “en un mundo justo se cuida a la niñas de la tortura del abuso y las violaciones, por eso mismo en un mundo justo las niñas no son madres”.

Argentina, 19 de septiembre de 2020

Vuelve al inicio