Declaración de la 5ta. Reunión Plenaria Nacional de Socorristas en Red (feministas que abortamos)

Descargar la declaración.

“El Estado abandona a las que abortan, nosotras NO.
Aborto legal,  libre y feminista para América Latina y el Caribe”

Las colectivas que integramos Socorristas en Red reunidas los días 24, 25, 26 y 27 de Marzo de 2016, semana de conmemoración del Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia, a 40 años del golpe genocida cívico, patronal, militar y eclesiástico, declaramos en  ferviente manada que ¡No olvidamos, no perdonamos, no nos reconciliamos! y vociferamos que “El aborto inseguro es terrorismo de Estado”.

Las deliberaciones al calor de la convocatoria para repudiar el golpe genocida avalado por un sinnúmero de complicidades que nos despojaron de todo derecho, de toda vida, de todo cuerpo, comenzaron con la definición de seguir creando nuevas herramientas de resistencia y  unir nuestra presencia a la de cientos de miles de personas que salieron a la calle en todo el país este  24 de marzo. Allí estuvimos, cuerpo a cuerpo en la calle junto a la Colectiva Lohana Berkins recientemente conformada, a modo de reconocimiento de lo que Diana Sacayán y Lohana Berkins, nos mostraran y transmitieran. Maestras en las que decidimos espejarnos y nutrirnos.  ¡Presentes, Ahora y siempre! Por que como exclamó a los cuatro vientos la mariposa Lohana, la revolución es ahora, y estamos trabajando  para que así sea. Somos las hijas de la subversión, las nietas de todas las brujas chamanas aborteras que no pudieron quemar.

En esta 5ta Plenaria participamos 30 grupas feministas socorristas del país, desde Tierra del Fuego hasta Jujuy, desde Cuyo hasta la Costa. Proyectamos que la Red siga creciendo. Para que cada vez más personas con necesidad de abortar lo hagan sin riesgos para su salud y/o su vida.

El aborto insiste y es urgencia de las 500 mil mujeres que cada año acuden a la práctica en Argentina. La urgencia del aborto no espera, porque el aborto es, está siendo. Cada día, todos los días.

La lucha por el derecho a decidir sobre nuestros cuerpos persiste y nos llama a profundizar el compromiso con este primer territorio de disputa: nuestros cuerpos. Recuperamos para ello la voz y la palabra, visibilizando y  desclandestinizando un acontecimiento tan cotidiano como silenciado: las prácticas de abortar. Recuperamos para eso la importancia de la colectivización de las experiencias, las luchas, los reclamos, los saberes. La práctica socorrista extiende los límites de lo posible. Cuatro años de activismo y de lucha abortera, encarnada en diversas estrategias políticas, entre ellas la acción directa, hicieron posible la continuidad, extensión y profundización de los modos de activismo que nos permiten evaluar la potencia política de las socorristas que vamos siendo.

Nos permitieron también, durante el 2015, sistematizar nuestro acompañamiento feminista a 2.894 mujeres, quienes accedieron a abortos seguros, libres y de calidad. Cada aborto que acompañamos es una historia de vida. Nuestros registros sirven para generar saberes, estadísticas reales y tangibles surgidas de los acompañamientos cara a cara con miles de mujeres de todo el país. En este sentido, la edición del libro Código Rosa – Relatos sobre abortos y la travesía de presentaciones por numerosas provincias, permitió instalar otras narrativas sobre el aborto y sobre quiénes somos las mujeres que abortamos, interpelando saberes heteropatriarcales.

Celebramos las articulaciones logradas con sectores de salud, en particular con quienes se nuclean alrededor de la Red de Profesionales de la Salud por el Derecho a Decidir. Abogamos por prácticas garantistas de derechos e interpelamos los saberes médicos hegemónicos, propugnando prácticas de salud comunitarias y colectivas.

Durante el 2015 el trabajo sostenido de Socorristas en Red se pronunció respecto de la extensión de lazos más estrechos con América Latina. La presencia en esta 5ta. plenaria de compañeras de Ecuador (colectiva Las Comadres), Brasil (Marcha Mundial de Mujeres) y Chile (Aborto Libre) en el trabajo de estos días nos muestra la continuidad de lo pergeñado en la Plenaria Nacional de 2015 en la que comenzamos a pensar las articulaciones de la Región y a definir acciones conjuntas. Nuestro mayor deseo político es el desborde de este activismo más allá de los límites de nuestro territorio. Reafirmamos entonces nuestra voluntad de reforzar aún más los lazos de sororidad con nuestras compañeras latinoamericanas, promoviendo la construcción a mediano plazo de una Red Latinoamericana de Feministas que acompañamos a abortar a toda persona con capacidad de gestar que así lo decida.   En este sentido, la presencia de la compañera Susan Yanow de Women help Women implicó un gran aporte para continuar proyectando coordinaciones de experiencias.

En cada aborto clandestino reconocemos a una persona abandonada por el Estado. En tanto se siga ignorando esta realidad cotidiana del aborto, seguiremos acusando al Estado y sus representantes de ser cómplices del fabuloso lucro de los proxenetas del aborto, quienes especulan con la clandestinidad y el miedo para enriquecerse.

Ratificamos una vez más la lucha por la despenalización y legalización en el marco de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal y reclamamos acciones contundentes en ámbitos  legislativos por parte de las diputadas y diputados que firmaron los sucesivos proyectos de ley presentados desde el 2007, quienes jamás desplegaron el compromiso político necesario para que se apruebe la legalidad del aborto en Argentina. A ellas y ellos responsabilizamos por la dilación de casi 10 años en el tratamiento del proyecto. Exigimos el urgente tratamiento del proyecto de ley.

Interpelamos al sistema de salud, demandando que garantice la aplicación de las causales de aborto legal en todos los hospitales y centros de salud del país. Que desde el Ministerio de Salud de la Nación se provean los medios necesarios para se cuente con la medicación adecuada y la capacitación que las prácticas requieren y que no se persiga a aquellxs profesionales de la salud que aplican las leyes y el protocolo de Interrupción Legal del Embarazo vigentes.

Estamos atentas a que el desmantelamiento del programa de Salud Sexual y Procreación Responsable traerá consecuencias nefastas a la hora de evitar embarazos no deseados y de garantizar el acceso a anticonceptivos, contraceptivos e insumos para la realización de interrupciones legales de embarazos (ILE), cuya provisión ya se encuentra discontinuada en numerosos centros de salud de todo el país. Exigimos al gobierno de Mauricio Macri y “Cambiemos”, así como a todos los gobiernos provinciales,  su efectivo cumplimiento y la observancia de todas las leyes y protocolos que de allí surgieron.

Estamos empeñadas en seguir activando junto a muchos otros sectores y movimientos en la despenalización social del aborto, convencidas que nos merecemos otro estatus político y cultural en relación a este derecho que tomamos por asalto. A diez años de la sanción de la Ley Nacional de Educación Sexual Integral, insistimos en el reclamo por una educación pública, laica y antidiscriminatoria que interpele el sexismo, el androcentrismo, el heterosexismo y la maternidad forzosa.

Las mujeres abortamos desde tiempos inmemoriales y lo seguiremos haciendo juntas a la par. 

Las socorristas acompañamos y con este hacer construimos un feminismo que corre los límites de nuestra autonomía recuperando poder sobre nuestros cuerpos y confianza en nosotras mismas, en una construcción pedagógico-feminista dialéctica y horizontal, que se nutre de escuchas atentas y cuerpos presentes. Deseo y acción política arriesgada del cuerpo a cuerpo que apela a la construcción de la posibilidad de decidir sobre nuestras vidas. Estamos convencidas de que en el tránsito hacia la autonomía se recorre el camino a la libertad, y hacia ahí nos dirigimos, hermanadas y en manada.

Desde nuestra militancia socorrista feminista abortera, accionamos en contra de la lógica del capitalismo colonialista heteropatriarcal que, entre tantas otras alienaciones, somete a las mujeres al mandato reproductivo que lejos está de ser una bendición (como se intenta propagandizar desde los sectores conservadores, eclesiásticos y hegemónicos) y en muchos casos tiene por finalidad generar mano de obra con el propósito de satisfacer la insaciable demanda neoliberal de trabajadorxs precarizadxs o semi esclavxs para las potencias neocolonialistas.

En este contexto cabe destacar que en la mayoría de los casos del mapa político mundial, los países con legislación antiaborto más represiva -como ocurre con la mayoría de las naciones de América Latina y el Caribe- son aquellos que proveen de mano de obra a los países “desarrollados” donde -no casualmente- existe mayor flexibilidad en relación a la práctica. Pero además la flexibilidad primermundista es parcial y la supuesta universalidad que garantizan esas leyes es una falacia; se trata de sistemas clasistas, racistas y heteronormados en los que sólo acceden a abortos seguros las personas pertenecientes a los sectores social y económicamente privilegiados, mientras se condena a las pobres, migrantes y excluidas a continuar arriesgando su salud, su libertad y su vida para abortar.

Nuestro hacer feminista construye, en el cotidiano de cada día, una política para un mundo horizontal, sororo, que desafíe el sistema de valores que nos arrebata nuestras vidas. Y desde nuestro accionar socorrista estamos prefigurando los abortos que exigimos: legales y libres.

No olvidamos, No perdonamos. Las muertes por abortos inseguros en la Argentina son femicidios de Estado. El Estado abandona a las mujeres que abortan, nosotras NO.

¡Aborto legal, libre, seguro y gratuito para decidir en Argentina y en toda América Latina y el Caribe!

¡Aborto legal libre, seguro y gratuito para las mujeres de todo el mundo!

Firmamos esta declaración Socorros Rosas de: Córdoba, Neuquén, Chos Malal, Región de los Lagos (San Martín de los Andes, Junín de los Andes, Villa La Angostura), Comarca Andina del Paralelo 42º, Fiske Menuco (Gral. Roca), Villa Regina, La Plata, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Morón, Moreno, Paraná, Rosario, Rafaela, Zona Norte del Conurbano bonaerense, San Luis, San Juan, Salta, Mendoza, Chaco, Jujuy, Posadas, Tucumán, Mar del Plata, Bahía Blanca, La Pampa, La Matanza, Villa Urquiza, Ushuaia, Villa Mercedes, Villa Gesell.

La Plata, Argentina. Abril de 2016

Socorristas en Red (feministas que abortamos)

www.socorristasenred.org