El 8A Senado votó más abandono, crueldad y desprecio para con quienes abortan

En las calles votamos aborto legal, seguro y gratuito

Esta declaración surge como una necesidad a pocas horas del evento político más inmenso que hayamos vivido hasta ahora en Argentina en relación a la lucha por el derecho al aborto; a pocas horas de esa fiesta colectiva diversa, verde, violeta, multicolor que se vino amasando con tanta creatividad durante semanas y semanas; a pocas horas de la posibilidad de lograr el aborto legal que ya contaba con la media sanción en la Cámara de Diputadxs conquistada el 13 y 14J.

Está atravesada por la inmediatez de las horas, por la urgencia de poner palabras a estas emociones y sensaciones encontradas con las que andamos este 9A. Queremos hacerles lugar a esos afectos que hoy se nos pegan en la piel, que atraviesan nuestras cuerpas en un ir y venir. Es que van en una especie de movimiento pendular desde el enojo, pasando por la angustia, el dolor y la indignación, a las lágrimas emocionadas por sabernos seguras de la potencia de este feminismo que viene provocando revoluciones capilares y cotidianas para nuestras vidas. La potencia de saber que nunca más estaremos solas lo vivenciamos en la contrapartida amorosa que nos llegara durante y después del 8A desde todo el mundo y también desde esas mujeres a las que estos años acompañamos en sus abortos.

El 8A el Senado de la nación con su votación alcanzada en la madrugada del 9A:

1-Decidió más abandono, crueldad y desprecio para con quienes abortan en Argentina. Emitieron un voto que mantendrá intactos los femicidios de estado selectivos; un voto de muerte para las mujeres y otras personas con capacidad de gestar más empobrecidas, marginalizadas y vulnerabilizadas del país. Decidió seguir condenándolas por atreverse a desear abortar.

2-Mostró su rostro más reaccionario, rancio, conservador, eclesiástico y misógino; las intervenciones con las que sostuvieron los votos en favor de la clandestinidad de la práctica, y su consecuente negociado, dieron cuenta de un espacio legislativo incapaz de hacerse eco de los problemas vitales de quienes abortan, están ahí propiciando sus mezquindades personales por encima del bien común. No faltó el que se atrevió a mostrar sus pactos con la cultura masculinista de la violación. Así como las que se dejaron presionar por operatorias de los sectores anti-derechos ligados a las iglesias, que a cuatro días de la sesión decidieron cambiar su voto favorable a la legalización para pasarse a las filas del voto clandestinizante.

3-Quienes votaron a favor tampoco fueron capaces de conformar un bloque a la altura de las circunstancias que el momento histórico les exigía luego del 13 y 14J. No hubo un hacer capaz de generar alianzas que privilegiaran los intereses colectivos generando estrategias de transversalización más comprometidas con la media sanción de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, como ocurrió en la Cámara de Diputadxs.

Sufrimos un revés. Triunfó la política contra nuestras libertades a manos de formas mercenarias de hacer política. Enfrentamos un poder financiero, religioso, blanco, violento y pedófilo que lleva siglos de existencia. Y lo hicimos y hacemos en tiempos de ajuste, despidos, endeudamiento y criminalización de la protesta social de la mano del gobierno de Mauricio Macri. No dejamos de ser parte de la resistencia activa contra este modelo extractivista empresarial.

Al aborto legal, seguro y gratuito lo votamos nuevamente en las calles. Fuimos dos millones bajo la lluvia persistente que no dio tregua y que se nos coló por doquier casi de manera injusta. Le hicimos el aguante con agites de todo tipo, con intervenciones, en carpas y escenarios. Nos miramos y nos sostuvimos acuerpadas con esa obstinación esperanzada que nos mantuvo hasta el último minuto en las calles, aunque los resultados ya se habían anticipado en la larga jornada. Nos refugiamos en abrazos amigos y celebramos acompasadas cada una de las acciones multitudinarias desplegadas en todo el país y en otras latitudes.

El feminismo intergeneracional y plural lo hizo posible. Crecimos y creceremos. Ya nada es ni será igual. Acá no hay vuelta atrás. Tenemos un programa de acción apasionado y visionario: a la clandestinidad no volvemos más; es la respuesta irreverente y arriesgada a este Senado del terror. Esta marea verde y violeta vino para quedarse. Y no para quedarse quieta justamente. Los abortos existieron antes del 8A, el mismo 8A y existirán después del 8A. No hay festejo del celeste nazional que apague esa decisión.

En voz cada vez más alta seguiremos insistiendo con realzar la experiencia senti-pensante que implica acompañar decisiones y elecciones de vida. Y sobre todo seguiremos aportando las experiencias singulares de quienes abortan. Porque sabemos que ellas también empujan a la producción de esa sensibilidad despenalizadora y legalizadora que estos meses copó la vida política y cotidiana del país.

A seguir portando orgullosas los pañuelos verdes. Esos de las afectividades. Esos de las complicidades. Esos que insisten en armar alianzas para QueSeaLey.

La vida elegida, el activismo elegido, ése que nos salva las existencias es el que nos mueve. La marea avanza. A veces sufre reveses y se repliega para mirar, pensar e inspirarse en los surcos que dibuja su hacer intempestivo sobre las orillas movedizas. De algo estamos seguras, la marea es marea transfronteriza. Se extiende por toda América Latina y el Caribe.

¡Esto no terminó! SeráLey.

Socorristas en Red (feministas que abortamos), en la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito.

Argentina, 10 de agosto de 2018

Declaración de la 7ma. Plenaria Nacional de Socorristas en Red -feministas que abortamos- en Argentina

Descargar declaración.

Acompañamos abortos, creamos sensibilidades despenalizadoras y armamos feminismos arriesgados

Cuando admitamos que el amor verdadero se basa en el reconocimiento y la aceptación, que ese amor se construye sobre la gratitud, el cuidado, la responsabilidad, el compromiso y el conocimiento mutuo, entenderemos que no puede haber amor sin justicia (…) elegir la política feminista es elegir el amor.
Bell Hooks

Asistimos en estos últimos años a un crecimiento exponencial del movimiento feminista a nivel mundial, que lucha contra el avance de las políticas neoliberales, la concentración de las riquezas, el extractivismo, la apropiación de los territorios y el recrudecimiento de las violencias heteropatriarcales, que recae principalmente sobre los cuerpos de mujeres, lesbianas, travestis y trans. Tal crecimiento se ha expresado en los dos Paros Internacionales de Mujeres, que le disputa poder a los sistemas en las casas, en las camas y en las calles.

En Argentina la fuerza del 8M se vio potenciada por la apertura -por primera vez- en el Congreso de la Nación, del debate sobre la despenalización y la legalidad del aborto. Desde la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito tenemos un desafío inmenso, luego de años y años de bregar por la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo. Como Socorristas en Red venimos siendo parte activa de la construcción de una sensibilidad legalizadora y despenalizadora en torno a esta práctica ancestral, dicha sensibilidad genera condiciones y empuja a que el estado se haga cargo de la deuda histórica que tiene con todas las personas con capacidad de gestar.

Esta coyuntura nos encontró reunidas a casi doscientas socorristas, durante cuatro intensos días de reflexión e intercambio, desde el 29 de marzo al 1 de abril de 2018, en Villa Giardino, Córdoba, en la 7ma. plenaria nacional de Socorristas en Red.

Los debates suscitados durante estos días tuvieron como base de las reflexiones un cúmulo de saberes construidos a lo largo de los años de activismo socorrista, a partir del convencimiento de la necesidad de disputar sentidos en la producción de conocimientos a la hegemonía médica. Le ponemos cuerpo a los abortos invisibilizados, a través de relatos, imágenes, narraciones y estadísticas. En los últimos cuatro años acompañamos a 12.590 mujeres a abortar de manera segura con medicamentos y 379 fueron acompañadas en el acceso al sistema de salud para una interrupción legal del embarazo según causales vigentes.

Estos datos estadísticos, que a primera vista aparecen como simple información, dan cuenta de nuestro obstinado activismo: las Socorristas en Red no abandonamos a las mujeres como lo hace el Estado. Un activismo que teje redes, construye articulaciones, participa en los debates por la legalización del derecho al aborto, en el camino de lograrlo libre, cuidado y feminista.

Porque nos mueve el deseo de cambiarlo todo es que a lo largo de estos años hemos diseñado una ingeniería mujeril basada en estrategias socorristas que se sostienen en acuerdos políticos fundados en el acuerpamiento entre mujeres y deseamos seguir sosteniéndolos con tenacidad. El principal acuerdo que tomamos en 2014, cuando finalmente le dimos sentido de red a esta red, es que informamos y acompañamos. A partir de la experiencia acumulada fuimos dándole cuerpo a la proyección del aborto libre y feminista.

Sostener esto no es sencillo al interior del movimiento feminista y tampoco hacia adentro de la Red de Socorristas. En esta 7ma. plenaria se puso en evidencia, más que en otras, que con algunas colectivas feministas nos separan profundas diferencias.

Esas divergencias refieren -a nuestro entender- a dos cuestiones centrales. Los modos de pensar y de hacer política feminista y los modos ético-políticos de poner en acto los acompañamientos y de concebir el horizonte del aborto cuidado, libre y feminista.

El feminismo al que apostamos desde las colectivas socorristas que firmamos esta declaración, es un feminismo arriesgado, profundamente apasionado, radical, intergeneracional que busca alejarse de las lógicas patriarcales de los partidos políticos. Que se construye sobre la base de los afectos, los cuidados, el reconocimiento y la confianza. Que se sustenta de los consensos y los acuerdos que son necesarios encarnar e imprescindibles sostener desde las confianzas que nos construimos entre nosotras.

Un feminismo que afronta las crisis para buscar salidas que nos dispongan a seguir cuidándonos. Un feminismo que elige rebelarse contra todas las injusticias y que también concibe que es justo decidir con quiénes queremos estar.

Para este año, nos proponemos:

-Seguir extendiendo y profundizando nuestro hacer con feministas de América Latina y el Caribe que hagan del aborto acompañado, del aborto libre, un modo de amorosidad, afectividad, que nos ensanche la vida y la humanidad; para que más personas gestantes puedan acceder a abortos cuidados.

-Seguir compartiendo nuestros saberes para fortalecer la red de socorristas acompañantes de aborto, mediante las escuelas de aborto en distintas regiones y territorios del país.

-Aportar al debate en el Congreso de la Nación sobre la despenalización y legalización del aborto, junto a la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto poniendo a disposición nuestros argumentos y sistematizaciones de estos años de activismo.

-Seguir articulándonos según los contextos y realidades con el sistema de salud pública y con la Red de Profesionales por el Derecho a Decidir, en la necesidad de garantizar el acceso al derecho a las interrupciones legales de embarazos.

-Seguir articulándonos de manera diversa y situada con movimientos que luchan por cambiar este estado de cosas, enfrentando las criminalizaciones y el ajuste de los gobiernos y sus políticas.

Argentina, 4 de abril de 2018 (a 11 años del fusilamiento público de Carlos Fuentealba)

Socorristas en Red (feministas que abortamos)

Colectiva Feminista La Revuelta Neuquén, Socorro Rosa Villa Regina, Socorro Rosa Comarca Andina, Socorro Rosa Los Lagos, Socorro Fiske, Socorro Rosa Aluminé, Socorro Rosa Villa La Angostura, Río Rosa Río Colorado, Socorro Rosa Chos Malal, Socorro Rosa Rabiosas Comodoro Rivadavia, La Hoguera Tierra del Fuego, Rosa Salvaje Viedma, Bahía Rosa Bahía Blanca, Socorro Rosa Olavarría, Socorro Rosa Necochea, Socorro Rosa Tandil, Manos a la Otra Villa Gesell, Socorristas Hilando Córdoba, Las Bertas Río Cuarto, Socorro Rosa San Francisco Las Rivas, Socorro Rosa Villa María, Las Hilarias San Juan, Las Bomberas Salta, Socorro Rosa Tucumán, Socorro Rosa Jujuy, Las Nanas Santa Fe, Las Rudas Villa Mercedes, Dora te escucha Paraná, Socorro Rosa Santiago del Estero, Socorro Rosa Chaco-Corrientes, Socorro Rosa Misiones.

Declaración de la 6ta. Plenaria Nacional de Socorristas en Red -feministas que abortamos- en Argentina

Descargar declaración.

¡Tiemblen: las brujas feministas estamos más vivas que nunca!

(Seguimos cuidando la salud de quienes abortan y construyendo autonomías corporales)

Las colectivas feministas que integramos Socorristas en Red, reunidas en Agua de Oro, Córdoba, los días 13, 14, 14 y 16 de abril reafirmamos nuestro imperioso deseo de transformarlo todo.

Quisieron cercenar nuestra sexualidad y nuestros placeres, nuestros amores, nuestras alegrías, no supieron que aprendimos a encontrarnos, a liberarnos, a gozar las vidas en cada paso[1].

¡TIEMBLEN, QUE LAS BRUJAS HEMOS VUELTO!

Nos encontramos 200 activistas del país para reafirmar nuestros primerísimos encuentros y acuerdos. La red abortera va creciendo a lo largo y ancho del país, gestando un nuevo feminismo del cuerpx a cuerpx, del relato colectivo, del espacio que habilita, de los lazos de sororidad en un contexto hetero-patriarcal y capitalista que reafirman la propiedad sobre nuestros cuerpos.

Quisieron modelarnos sumisas y obedientes, funcionales, escondidas, calladitas, no supieron que en cada rincón donde nos unimos nos fuimos poniendo de pie.

¡TIEMBLEN, QUE LAS BRUJAS HEMOS VUELTO!

Vamos pergeñando nuevas estrategias que nos permitan encontrarnos y abrazarnos al calor de la lucha y en el tránsito abortos en manada. Necesitamos construir entre nosotras y con las personas capaces de gestar redes de afecto y solidaridad. Porque aunque quieran callarlo, aunque quieran callarnos, los abortos llaman, piden a gritos que escuchemos: las mujeres abortamos en todos los barrios, abortamos personas gestantes de todas las edades, de todas las clases sociales, de todos los niveles educativos. Y no queremos vivir en silencio los abortos, alzamos la voz para vociferar que lo seguiremos haciendo juntas.

Quisieron enseñarnos lo que era ser bonitas, dignas de contemplación, no supieron que aprendimos dónde estaba la belleza, en cada compañera creando y resistiendo, en cada cuerpo en pie de lucha.

¡TIEMBLEN, QUE LAS BRUJAS HEMOS VUELTO!

Estamos en la labor inmensa de recuperar saberes y gestar otros que nos permitan encontrarnos con nuestras corporalidades y entender la integralidad de los cuidados para seguir promoviendo, compartiendo y acompañando abortos cada vez más libres, seguros y de calidad. Vamos construyendo redes, tejiendo con la  Red de Profesionales por el Derecho a Decidir, con la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto, con otras organizaciones del campo popular para exigir la despenalización y legalización del aborto en Argentina y el cumplimiento efectivo de las causales de Interrupción Legal del Embarazo vigentes.

Nos apedrearon, nos incendiaron, nos dispararon, nos mataron de mil modos, no supieron que cada día renacemos, que somos una, que somos miles, que cada dolor nos ha hermanado, de pura bronca, de puro amor…

¡TIEMBLEN, QUE LAS BRUJAS HEMOS VUELTO!

Las socorristas feministas tuvimos la enorme alegría de contar con la presencia de Rita Segato, quien aportó una mirada clave para entender la violencia del estado hacia nosotras, y nos propuso pensar que la obligación de continuar un embarazo no deseado es una violación, porque coacciona a mujeres y a toda persona con capacidad de gestar a transitar un embarazo no buscado o inviable para ese momento de sus vidas.Es violación del Estado al derecho a decidir sobre nuestros cuerpos. Ante esto reafirmamos nuestra actitud activa y desafiante de acompañar a todas y cada una de las mujeres que se comunican con nosotras para abortar, buscando en manada una salida colectiva contra el “terror difuso” que el Estado pretende generar. El socorrismo es también un acto de desobediencia civil. Es el derecho a la desobediencia necesaria frente a un Estado ausente para garantizar nuestros derechos y un Estado autoritario presente eso sí para criminalizarnos cuando nos organizamos, cuando rompemos el aislamiento y creamos nuevas  formas de luchar.

Nos acosaron, nos violaron, nos despedazaron, nos hicieron botín de guerras, no supieron que del llanto y de la rabia de la tierra también brotamos nosotras, aún más enteras y con más fuerza.

¡TIEMBLEN, QUE LAS BRUJAS HEMOS VUELTO!

Ante el contexto que se presenta más hostil para mujeres, trans, travas, lesbianas, marikas, migrantes, queers, intersex, neurodiversas,nosotras le oponemos la obstinada razón de querernos vivas, libres y (ar)madas. Y afortunadamente cada vez somos más en todo el país re-existiendo con estos fines. Oponemos existencia a la intención de modificar por decreto nuestros deseos (al decir de Rita Segato),multiplicando lazos y profundizándolos. Por ello apostamos desde hace años a crear una Red Latinoamericana de feministas que acompañamos prácticas de abortos, por esa decisión y compromiso político es que estuvieron presentes compañeras de Las Comadres de Quito y de la Marcha Mundial de Mujeres de Brasil.

Quisieron desgarrar el mundo, destruyendo, socavando, dividiendo, no supieron que aquí estábamos, como desde el inicio, dispuestas a defender la vida.

¡Tiemblen: las brujas feministas estamos más vivas que nunca y hemos venido para transformarlo todo!

 

Firmamos esta declaración:

Buenos Aires: Socorro Rosa Bahía Blanca / Rosa te Escucha  -Morón / Socorro Morena – Moreno y General Rodríguez / Consejería Pre y Post Aborto – La Matanza / Salita de Salud – La Mestiza / Asamblea de Villa Urquiza -CABA Las Furias CABA / Consejerías Pre y Post Aborto AHORA Decido Yo –CABA /Manos a la otra – colectiva feminista – Villa Gesel/ Colectiva Feminista Decidimos –La Plata / Socorro Rosa-Mala Junta – La Plata – Los Hornos / Socorro Rosa Mar del Plata / Socorro Rosa – Necochea Socorro Rosa – Olavarría.

Córdoba: Socorro Rosas –Córdoba / Socorro Rosa – San Francisco / Socorro Rosa Traslasierra / Mala Junta- Patria Grande / Socorro Rosa Río Cuarto.

Jujuy: Línea Rosa – Jujuy / Socorro Rosa Tilcara.

Neuquén: Socorro Rosa – ChosMalal / La Revuelta Colectiva Feminista / Socorro Rosa Los Lagos: San Martín de los Andes, Junín y Villa la Angostura.

Río Negro: Socorro Rosa – Comarca Andina / Socorro Rosa Maleducadas – FiskeMenuco Rosa Salvaje – Viedma / Socorro Rosa Villa Regina.

Socorro Rosa – Salta / Las Hilarias- San Juan / Socorro Rosa Santiago del Estero

San Luis: Socorro Rosa – San Luis / Las Rudas – Villa Mercedes.

Santa Fe: Enredaderas – Rafaela / Mala Junta – Rosario / Las Pepas Colectiva Feminista – Rosario / Socorro Rosa Santa Fe..

La Hoguera – Ushuaia / Socorro Rosa – Tucumán / Socorro Rosa Chaco – Corrientes / Dora te escucha – Paraná / Socorro Santa Rosa – La Pampa / La Malona Rosa – Mendoza / Socorro Rosa – Misiones

[1] Todas las frases que aparecen en cursiva fueron extraídas del texto: “Tiemblen” (autoras Minervas colectiva de mujeres de Uruguay).

Declaración de la 5ta. Reunión Plenaria Nacional de Socorristas en Red (feministas que abortamos)

Descargar la declaración.

“El Estado abandona a las que abortan, nosotras NO.
Aborto legal,  libre y feminista para América Latina y el Caribe”

Las colectivas que integramos Socorristas en Red reunidas los días 24, 25, 26 y 27 de Marzo de 2016, semana de conmemoración del Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia, a 40 años del golpe genocida cívico, patronal, militar y eclesiástico, declaramos en  ferviente manada que ¡No olvidamos, no perdonamos, no nos reconciliamos! y vociferamos que “El aborto inseguro es terrorismo de Estado”.

Las deliberaciones al calor de la convocatoria para repudiar el golpe genocida avalado por un sinnúmero de complicidades que nos despojaron de todo derecho, de toda vida, de todo cuerpo, comenzaron con la definición de seguir creando nuevas herramientas de resistencia y  unir nuestra presencia a la de cientos de miles de personas que salieron a la calle en todo el país este  24 de marzo. Allí estuvimos, cuerpo a cuerpo en la calle junto a la Colectiva Lohana Berkins recientemente conformada, a modo de reconocimiento de lo que Diana Sacayán y Lohana Berkins, nos mostraran y transmitieran. Maestras en las que decidimos espejarnos y nutrirnos.  ¡Presentes, Ahora y siempre! Por que como exclamó a los cuatro vientos la mariposa Lohana, la revolución es ahora, y estamos trabajando  para que así sea. Somos las hijas de la subversión, las nietas de todas las brujas chamanas aborteras que no pudieron quemar.

En esta 5ta Plenaria participamos 30 grupas feministas socorristas del país, desde Tierra del Fuego hasta Jujuy, desde Cuyo hasta la Costa. Proyectamos que la Red siga creciendo. Para que cada vez más personas con necesidad de abortar lo hagan sin riesgos para su salud y/o su vida.

El aborto insiste y es urgencia de las 500 mil mujeres que cada año acuden a la práctica en Argentina. La urgencia del aborto no espera, porque el aborto es, está siendo. Cada día, todos los días.

La lucha por el derecho a decidir sobre nuestros cuerpos persiste y nos llama a profundizar el compromiso con este primer territorio de disputa: nuestros cuerpos. Recuperamos para ello la voz y la palabra, visibilizando y  desclandestinizando un acontecimiento tan cotidiano como silenciado: las prácticas de abortar. Recuperamos para eso la importancia de la colectivización de las experiencias, las luchas, los reclamos, los saberes. La práctica socorrista extiende los límites de lo posible. Cuatro años de activismo y de lucha abortera, encarnada en diversas estrategias políticas, entre ellas la acción directa, hicieron posible la continuidad, extensión y profundización de los modos de activismo que nos permiten evaluar la potencia política de las socorristas que vamos siendo.

Nos permitieron también, durante el 2015, sistematizar nuestro acompañamiento feminista a 2.894 mujeres, quienes accedieron a abortos seguros, libres y de calidad. Cada aborto que acompañamos es una historia de vida. Nuestros registros sirven para generar saberes, estadísticas reales y tangibles surgidas de los acompañamientos cara a cara con miles de mujeres de todo el país. En este sentido, la edición del libro Código Rosa – Relatos sobre abortos y la travesía de presentaciones por numerosas provincias, permitió instalar otras narrativas sobre el aborto y sobre quiénes somos las mujeres que abortamos, interpelando saberes heteropatriarcales.

Celebramos las articulaciones logradas con sectores de salud, en particular con quienes se nuclean alrededor de la Red de Profesionales de la Salud por el Derecho a Decidir. Abogamos por prácticas garantistas de derechos e interpelamos los saberes médicos hegemónicos, propugnando prácticas de salud comunitarias y colectivas.

Durante el 2015 el trabajo sostenido de Socorristas en Red se pronunció respecto de la extensión de lazos más estrechos con América Latina. La presencia en esta 5ta. plenaria de compañeras de Ecuador (colectiva Las Comadres), Brasil (Marcha Mundial de Mujeres) y Chile (Aborto Libre) en el trabajo de estos días nos muestra la continuidad de lo pergeñado en la Plenaria Nacional de 2015 en la que comenzamos a pensar las articulaciones de la Región y a definir acciones conjuntas. Nuestro mayor deseo político es el desborde de este activismo más allá de los límites de nuestro territorio. Reafirmamos entonces nuestra voluntad de reforzar aún más los lazos de sororidad con nuestras compañeras latinoamericanas, promoviendo la construcción a mediano plazo de una Red Latinoamericana de Feministas que acompañamos a abortar a toda persona con capacidad de gestar que así lo decida.   En este sentido, la presencia de la compañera Susan Yanow de Women help Women implicó un gran aporte para continuar proyectando coordinaciones de experiencias.

En cada aborto clandestino reconocemos a una persona abandonada por el Estado. En tanto se siga ignorando esta realidad cotidiana del aborto, seguiremos acusando al Estado y sus representantes de ser cómplices del fabuloso lucro de los proxenetas del aborto, quienes especulan con la clandestinidad y el miedo para enriquecerse.

Ratificamos una vez más la lucha por la despenalización y legalización en el marco de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal y reclamamos acciones contundentes en ámbitos  legislativos por parte de las diputadas y diputados que firmaron los sucesivos proyectos de ley presentados desde el 2007, quienes jamás desplegaron el compromiso político necesario para que se apruebe la legalidad del aborto en Argentina. A ellas y ellos responsabilizamos por la dilación de casi 10 años en el tratamiento del proyecto. Exigimos el urgente tratamiento del proyecto de ley.

Interpelamos al sistema de salud, demandando que garantice la aplicación de las causales de aborto legal en todos los hospitales y centros de salud del país. Que desde el Ministerio de Salud de la Nación se provean los medios necesarios para se cuente con la medicación adecuada y la capacitación que las prácticas requieren y que no se persiga a aquellxs profesionales de la salud que aplican las leyes y el protocolo de Interrupción Legal del Embarazo vigentes.

Estamos atentas a que el desmantelamiento del programa de Salud Sexual y Procreación Responsable traerá consecuencias nefastas a la hora de evitar embarazos no deseados y de garantizar el acceso a anticonceptivos, contraceptivos e insumos para la realización de interrupciones legales de embarazos (ILE), cuya provisión ya se encuentra discontinuada en numerosos centros de salud de todo el país. Exigimos al gobierno de Mauricio Macri y “Cambiemos”, así como a todos los gobiernos provinciales,  su efectivo cumplimiento y la observancia de todas las leyes y protocolos que de allí surgieron.

Estamos empeñadas en seguir activando junto a muchos otros sectores y movimientos en la despenalización social del aborto, convencidas que nos merecemos otro estatus político y cultural en relación a este derecho que tomamos por asalto. A diez años de la sanción de la Ley Nacional de Educación Sexual Integral, insistimos en el reclamo por una educación pública, laica y antidiscriminatoria que interpele el sexismo, el androcentrismo, el heterosexismo y la maternidad forzosa.

Las mujeres abortamos desde tiempos inmemoriales y lo seguiremos haciendo juntas a la par. 

Las socorristas acompañamos y con este hacer construimos un feminismo que corre los límites de nuestra autonomía recuperando poder sobre nuestros cuerpos y confianza en nosotras mismas, en una construcción pedagógico-feminista dialéctica y horizontal, que se nutre de escuchas atentas y cuerpos presentes. Deseo y acción política arriesgada del cuerpo a cuerpo que apela a la construcción de la posibilidad de decidir sobre nuestras vidas. Estamos convencidas de que en el tránsito hacia la autonomía se recorre el camino a la libertad, y hacia ahí nos dirigimos, hermanadas y en manada.

Desde nuestra militancia socorrista feminista abortera, accionamos en contra de la lógica del capitalismo colonialista heteropatriarcal que, entre tantas otras alienaciones, somete a las mujeres al mandato reproductivo que lejos está de ser una bendición (como se intenta propagandizar desde los sectores conservadores, eclesiásticos y hegemónicos) y en muchos casos tiene por finalidad generar mano de obra con el propósito de satisfacer la insaciable demanda neoliberal de trabajadorxs precarizadxs o semi esclavxs para las potencias neocolonialistas.

En este contexto cabe destacar que en la mayoría de los casos del mapa político mundial, los países con legislación antiaborto más represiva -como ocurre con la mayoría de las naciones de América Latina y el Caribe- son aquellos que proveen de mano de obra a los países “desarrollados” donde -no casualmente- existe mayor flexibilidad en relación a la práctica. Pero además la flexibilidad primermundista es parcial y la supuesta universalidad que garantizan esas leyes es una falacia; se trata de sistemas clasistas, racistas y heteronormados en los que sólo acceden a abortos seguros las personas pertenecientes a los sectores social y económicamente privilegiados, mientras se condena a las pobres, migrantes y excluidas a continuar arriesgando su salud, su libertad y su vida para abortar.

Nuestro hacer feminista construye, en el cotidiano de cada día, una política para un mundo horizontal, sororo, que desafíe el sistema de valores que nos arrebata nuestras vidas. Y desde nuestro accionar socorrista estamos prefigurando los abortos que exigimos: legales y libres.

No olvidamos, No perdonamos. Las muertes por abortos inseguros en la Argentina son femicidios de Estado. El Estado abandona a las mujeres que abortan, nosotras NO.

¡Aborto legal, libre, seguro y gratuito para decidir en Argentina y en toda América Latina y el Caribe!

¡Aborto legal libre, seguro y gratuito para las mujeres de todo el mundo!

Firmamos esta declaración Socorros Rosas de: Córdoba, Neuquén, Chos Malal, Región de los Lagos (San Martín de los Andes, Junín de los Andes, Villa La Angostura), Comarca Andina del Paralelo 42º, Fiske Menuco (Gral. Roca), Villa Regina, La Plata, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Morón, Moreno, Paraná, Rosario, Rafaela, Zona Norte del Conurbano bonaerense, San Luis, San Juan, Salta, Mendoza, Chaco, Jujuy, Posadas, Tucumán, Mar del Plata, Bahía Blanca, La Pampa, La Matanza, Villa Urquiza, Ushuaia, Villa Mercedes, Villa Gesell.

La Plata, Argentina. Abril de 2016

Socorristas en Red (feministas que abortamos)

www.socorristasenred.org

Declaración de la 3ra reunión plenaria nacional de socorristas en red (Feministas que abortamos)

Descargar declaración

En lucha por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito:
ponemos el cuerpo a los abortos en clave feminista

Las colectivas y organizaciones que integramos Socorristas en Red, realizamos el 1, 2 y 3 de marzo pasados, la 3era. Reunión Plenaria Nacional. Nos dimos cita en Neuquén Capital, feministas de 16 zonas/ciudades de Argentina para debatir sobre el sentido profundo de lo que estamos construyendo y para definir políticas que hagan a la continuidad, extensión y profundización de estos modos de activismo socorrista.